En el castillo aquel… (Microrelato).


En el castillo aquel


Retumbaba su eco en las paredes del castillo. Creía que estaba sola esa tarde pero algo en su intuición le decía que no era así. Iba cayendo el dia y le daba la bienvenida a la oscuridad.
Esos pasos invisibles que se sentían a lo largo del pasillo y una presencia extraña que presentía detrás de ella cuando caminaba hacia la habitación que cobijaría su sueño esa noche, noche de soledad y con aire lúgubre propio de esos sitios llenos de tantas historias y secretos ocultos, unos de amores furtivos, otros de lujurias indebidas y aquellos de horror que nadie quiere nunca nombrar; pasos que aceleraban su corazón en una mezcla entre el miedo y la emoción de algo esperado y a la vez tan temido…
Esa noche, presentía, sería la última allí, algo tenebroso la acechaba. Posó su cabeza sobre la almohada, entre sabanas mullidas pensando simplemente en no sabía que, esperando que vinieran por ella, no sabía que ni quién era, solo estaba segura de que no despertaría, una sensación horrible de querer dormir pero sabiendo que no iba a regresar…
Aquella noche, su última en el castillo, tan solo cerró sus ojos y lo vió llegar en sus sueños. Era muy alto y hermoso, con un atuendo oscuro, capa larga y elegante, de tez pálida, como si en su vida jamás la hubiera tocado la luz del sol. De repente, la tomó entre sus brazos etéreos y la llevó lejos para nunca más regresar…
La encontraron dormida, con una sonrisa entre lo macabro y la felicidad, jamás sabrían que pasó, solo que en algunas noches en esos pasillos los ven deambular, tomados de la mano, esperando alguna nueva alma que llevarse con ellos, noches lúgubres, sin un rayo de luna, allá, en el castillo aquel…



Fuente



GRACIAS POR SU TIEMPO Y HASTA LA PROXIMA.


@marybellrg


En la quietud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *